INVITACIÓN AL KABUKI Guía de artes escénicas tradicionales japonesas kabukiINVITACIÓN AL KABUKI Guía de artes escénicas tradicionales japonesas kabuki

Obras

Dramaturgos destacados

Chikamatsu Monzaemon (1653-1724)

“Naniwa Miyage”
National Theatre collection

Chikamatsu Monzaemon era un dramaturgo popular tanto del Ningyo-joruri (teatro de marionetas japonés) como del kabuki. Prosperó durante el período Genroku en la región Kamigata (Kioto y Osaka). Fue más o menos en esa época y en esa región donde la nueva cultura y el nuevo arte de la gente común comenzaron a llamar la atención. Chikamatsu no ejerció como actor, por lo que se convirtió en el primer dramaturgo de tiempo completo.
Chikamatsu escribió obras kabuki como “Keisei Hotoke no Hara” (La cortesana y la disputa familiar en la provincia Echizen) para el actor Sakata Tojuro I. Chikamatsu apoyaba la técnica de interpretación Kamigata kabuki llamada yatsushi, en la que los personajes que tenían una posición social elevada se veían arrastrados hacia la pobreza por alguna razón.
En el Ningyo-joruri, era popular por la obra “Sonezaki shinju” (Los amantes suicidas de Sonezaki) y otras historias que plasmaban un profundo afecto por la gente común de la época. Otra obra popular de Chikamatsu fue “Kokusenya Kassen” (Las batallas de Coxinga), una historia heroica ambientada en China y Japón y que también se adaptó como una obra kabuki. De hecho, la mayoría de las creaciones de Chikamatsu fueron eventualmente transformadas en importantes obras kabuki. Por este motivo, fue un precursor de la transformación de obras Ningyo-joruri en kabuki.

“Naniwa Miyage”
National Theatre collection

Click here for Commentary on the Play

Tsuruya Namboku IV (1755-1829)

“Ichimuraza Sangai no Zu”
National Theatre collection (NA0072126000)

Namboku fue un dramaturgo famoso de Edo durante los períodos Bunka y Bunsei (inicios de la primera mitad del siglo XIX). En esa época, el control del shogunato Tokugawa se había debilitado, y había surgido una sociedad más orientada hacia el placer. Namboku era popular por hacer un uso muy habilidoso de las técnicas teatrales sekai y shuko, y por sus ideas peculiares y sus ingeniosas obras.
Namboku era conocido por usar una escenificación audaz y cómica desde sus inicios. “Tenjiku Tokubei Ikokubanashi” (La extraña historia de Tenjiku Tokubei) fue un gran éxito, principalmente, por la implementación de cambios de vestuario instantáneos en una piscina real llena de agua, monstruos como los que se ven en los espectáculos de fenómenos y otros efectos especiales. Continuó escribiendo kaidan-mono (historias de fantasmas) en las que utilizaba keren estremecedoras (técnicas teatrales y de actuación sorprendentes que hacían énfasis en el atractivo visual). Namboku también fue precursor de un estilo conocido como kizewa-mono, historias sobre personas comunes de menor categoría. La obra “TokaidoYotsuya Kaidan” es un muy buen ejemplo de ese estilo.
Sus habilidades se extendían al método naimaze, en el que se combinaban diferentes sekai. Ese enfoque fue particularmente exitoso en obras como “Sakurahime Azuma Bunsho” (La Princesa Escarlata y su historia en el este) y “Ukiyo-zuka Hiyoku no Inazuma” (Las dificultades del clan Sasaki y el enfrentamiento de amor y orgullo en los distritos del placer: Fuwa Banzaemon vs. Nagoya Sanza y Shirai Gonpachi).

“Ichimuraza Sangai no Zu”
National Theatre collection (NA0072126000)

Click here for Commentary on the Play

Kawatake Mokuami (1816-1893)

“Haiyu Gakuya no Sugatami”
National Theatre collection (NA071280)

Mokukami fue un dramaturgo exitoso del Edo (Tokio), entre el período Edo y el período Meiji (desde mediados a finales del siglo XIX), una época de grandes cambios sociales. Escribió durante más de cinco décadas y produjo una gran variedad de obras en las que aparecían amplias colecciones de técnicas kabuki en las que retrataba el pasaje de Japón hacia el universo occidental, asuntos clásicos que se correspondían con las tendencias de la época y el pedido de los actores.
Los personajes de las obras de Mokuami recitaban sus versos de manera suave, la música que acompañaba la obra estaba llena de emociones y la escenografía era tan elaborada como una pintura. No solo describía de manera realista la vida de la gente común, sino que lo hacía de forma elegante y con estilo. Sus obras, como “Sannin Kichisa Kuruwa no Hatsugai” (Los ladrones llamados Kichisa) y “Aoto Zoshi Hana no Nishikie” (Los cinco ladrones), se volvieron populares porque los protagonistas eran ladrones (llamados shiranami-mono). En casi todos los casos, sin embargo, sus personajes comenzaban siendo personas comunes que se tornaban villanos y forajidos, y, al final, se arrepentían de su comportamiento.
Un movimiento durante el período Meiji elevó al kabuki a un nivel artístico moderno. Esto hizo que se escribieran obras teatrales históricas que eran lo más fieles posibles a los hechos históricos y obras bailadas basadas en temas del teatro Noh. No obstante, al mismo tiempo, los miembros de la audiencia anhelaban el tono perdido del período Edo. Por ejemplo, escenas y comidas que hacían referencia a las estaciones, y los peinados recogidos de manera desprolija llamados mage. Para esos fanáticos, Mokuami siguió escribiendo historias como “Tsuyu Kosode Mukashi Hachijo” (Shinza, el barbero) y “Kumoni Magou Ueno no Hatsuhana” (Kochiyama y Naozamurai), que trataban de la vida de personas comunes durante el período Edo.

“Haiyu Gakuya no Sugatami”
National Theatre collection (NA071280)

Click here for Commentary on the Play