INVITACIÓN AL KABUKI Guía de artes escénicas tradicionales japonesas kabukiINVITACIÓN AL KABUKI Guía de artes escénicas tradicionales japonesas kabuki

Obras

Dramaturgia Kabuki

Durante el período Edo, diferentes teatros producían obras kabuki y competían unos contra otros para lograr la supremacía. Los dramaturgos y los actores le pertenecían a estos teatros, llamados za, y todos trabajaban para crear un repertorio tras otro.

Dramaturgos kabuki

Durante el período Edo (del siglo XVII al siglo XIX), las audiencias de las obras kabuki disfrutaban mucho de las actuaciones y del atractivo individual de los actores. Como estos actores renovaban su contrato con los teatros todos los años, los dramaturgos, llamados kyogen-sakusha, que estaban ligados a los teatros, escribían historias que tenían papeles diseñados para que cada actor pudiera exhibir sus habilidades y características específicas. Los dramaturgos también ayudaban a dirigir las obras y sustentaban las actuaciones de otras formas.
En la época en la que se estableció el kabuki, los actores también trabajaban como dramaturgos. A veces, un solo dramaturgo escribía toda la obra. A medida que las obras se tornaron más largas y más complejas, se adoptó un sistema de producción colectiva. A partir de ese enfoque, los tatesakusha, (dramaturgos principales) desarrollaban las ideas principales y otros dramaturgos se encargaban de diferentes tareas de escritura.
Hacia el final del período Edo, la sociedad japonesa se comenzó a tornar más occidental y moderna. Desde el comienzo del siglo XX, aumentaron gradualmente las obras escritas por dramaturgos que no tenían conexiones directas con este arte escénico.

La creación del concepto

Durante el período Edo, los dramaturgos kabuki intentaban alentar a las audiencias para que disfrutaran sus obras más largas y más complejas. Se generalizó un método por el que las historias se basaban en las artes escénicas, en la literatura, en la tradición oral y en aquellos argumentos con los que la gente ya estaba familiarizada. El marco de trabajo básico se denominaba sekai (mundo). Muchas historias tenían temas reconocibles, por ejemplo, las obras históricas como “Heike Monogatari” (Cantar de Heike), “Soga Monogatari” y “Taiheiki”; historias románticas como ‘Osome/Hisamatsu' y ‘Seigen/Sakurahime'; entre otras.
El término shuko hace referencia a los argumentos basados en el marco sekai y adaptados a través de varios enfoques y otros detalles ingeniosos. Luego de determinar el sekai, los dramaturgos incorporaban menciones de robos, asesinatos, engaños, suicidios dobles y otros incidentes que le eran familiares al público de la época. También creaban historias entrelazando el desarrollo de su sekai con mecanismos del argumento, como una impresión errada, una substitución, una identidad equivocada o escenas estereotipadas como la separación, entre otras.

Desarrollo de la obra

“Kanadehon Chushingura”
National Theatre collection (NA070930)

“Tokaido Yotsuya Kaidan”
National Theatre collection (NA100380)

Este enfoque en relación con la producción de las obras aumentó debido a la prohibición de usar incidentes que ocurrían en ese momento en las artes escénicas y en la literatura. Dentro de esa tendencia, a veces, los sekai de las nuevas obras kabuki que se producían estaban basados en obras populares. Un ejemplo fue “Kanadehon Chushingura” (El tesoro de los siervos leales), interpretada por primera vez como Ningyo-joruri (teatro de marionetas japonés) a mediados del siglo XVIII, y, luego, interpretada repetidas veces como una obra kabuki. El dramaturgo Tsuruya Namboku IV escribió “Tokaido Yotsuya Kaidan” (Los fantasmas de Yotsuya) y usó esta historia, en la que los sirvientes enfrentan muchas dificultades y vengan a su amo, como el sekai. Para el argumento shuko se adoptó la historia de uno de los sirvientes, quien había robado y asesinado para cumplir sus deseos egoístas. También se incorporaron temas reales de la época, como un rumor de que había aparecido el fantasma de una mujer y un incidente en el que se encontraron los cadáveres de un hombre y de una mujer en la costa.

“Kanadehon Chushingura”
National Theatre collection (NA070930)

“Tokaido Yotsuya Kaidan”
National Theatre collection (NA100380)

Interpretaciones y creación

Otro recurso muy usado en el kabuki era la kakikae (reescritura), es decir, la utilización de los sekai de obras famosas en su máximo grado posible, cambiando algunos personajes e historias para crear nuevas obras. Un ejemplo es “Yowa Nasake Ukina no Yokogushi” (Yosaburo cara cortada), escrita por el dramaturgo Segawa Jokou III. Es la historia de un hombre llamado Yosaburo, quien tiene cicatrices en todo el cuerpo como consecuencia de una aventura con su amante, Otomi.
Años más tarde, el dramaturgo Kawatake Mokuami produjo una versión kakikae de dicha obra, y la llamó “Musumegonomi Ukina no Yokogushi” (El escándalo del peine favorito de la joven muchacha). En esa obra, aunque Yosaburo y Otomi tienen una aventura, igual que en la historia original, es Otomi quien tiene las cicatrices. También gozó de mucha popularidad en la audiencia. De esta forma, el título de la obra kakikae solía utilizarse para que el público recordara la obra original. El objetivo era mostrar respeto por la obra anterior y, al mismo tiempo, atraer fanáticos de la versión original a la nueva producción.
Luego, apareció otro método más complejo, llamado naimaze (fusión). Este método consistía en combinar diferentes sekai en una única obra. Por ejemplo, el sekai de las jidai-mono (obras históricas), en las que un samurái venga a sus amos, y el sekai de una sewa-mono (una obra contemporánea nacional), en la que se cometen asesinatos por motivos egoístas, y cuyos temas, historias, personajes y otros detalles son muy diferentes. Sin embargo, el enfoque naimaze combinaba estos mundos diferentes. Por ejemplo, se creaba una historia en la que el personaje de un samurái que intentaba vengarse aparecía como un hombre común que asesinaba a otros para robarles dinero. El hecho de unir el sekai de una jidai-mono y el de una sewa-mono ampliaba de manera significativa las posibilidades de la historia.