INVITACIÓN AL KABUKI Guía de artes escénicas tradicionales japonesas kabukiINVITACIÓN AL KABUKI Guía de artes escénicas tradicionales japonesas kabuki

Historia

Los Comienzos

El Kabuki-Odori

En momentos de finalización del prolongado periodo de guerra (finales del siglo XVI), el pueblo japonés comenzó a crear una serie de nuevas artes escénicas. Una de estas artes que llegó a popularizarse ha sido el furyu-odori, en el cual las personas vestían diversos trajes y danzaban en círculos.

Más tarde, a principios del periodo Edo (inicios del siglo XVII), se popularizó en la capital imperial de Kyoto, el kabuki-odori, que fuera creado por Okuni, una mujer que se refería a sí misma como una doncella del santuario Izumo Taisha de Shimane. El Kabuki-odori fue una danza de moda del momento, y ha incorporando vestimentas y movimientos del kabukimono, siendo estos trajes exóticos y movimientos extraños. Este arte escénico utilizó canciones y danzas para representar escenas en donde las actrices vestidas de hombres visitaban las casas de té y se divertían con las mujeres. La gente enloqueció con este nuevo estilo, y la audiencia incluyó no solo a la gente del pueblo, sino también a guerreros samurais y a la nobleza.

Desde el Onna-Kabuki al Wakashu-Kabuki

Una vez popularizado el kabuki-odori, comenzaron a surgir uno tras otro, varios grupos de artistas femeninas imitando este estilo de danza. Este onna-kabuki (Kabuki femenino) también incorporó un nuevo instrumento conocido como el shamisen (guitarra japonesa de tres cuerdas) en las presentaciones, convirtiéndolo muy popular no solo en Kioto sino también en el Edo (actual Tokio), Osaka y otras regiones del Japón.

El Onna-kabuki se hizo tan popular que muchas presentaciones se desataban peleas en la audiencia. Esto llevó al Shogunato y demás autoridades a regular estrictamente la actividad hasta llegar a la prohibición del onna-kabuki entendiendo que el mismo corrompía la moral pública.

Posteriormente, comenzó a ganar popularidad el wakashu-kabuki (Kabuki de hombres jóvenes), que también se estaba realizando en ese momento. Aunque este tipo de Kabuki se distinguió por sus movimientos de estilo acrobático y roles de bufones, ausentes en el onna-kabuki, las actuaciones destacaban el atractivo físico de los jóvenes artistas masculinos. Las autoridades también tomaron medidas drásticas contra el wakashu-kabuki, y llegando finalmente a prohibirlo.

Desarrollo del Yaro-Kabuki

Después de que el wakashu-kabuki fue oficialmente prohibido, los actores del Kabuki comenzaron a buscar nuevos estilos de actuación utilizando hombres adultos. Esto condujo al desarrollo del yaro-kabuki (Kabuki masculino), que fue realizado por hombres con peinados con aberturas afeitadas para indicar su mayoría de edad. Las actuaciones también evolucionaron comenzando por ser cantos y danzas hasta llegar a ser historias dramáticas de múltiples etapas, que requerían más artistas con talento en la actuación.

El papel de los actores onnagata, en el cual los hombres actúan en el escenario vestidos de mujeres, comenzó a practicarse alrededor del tiempo del wakashu-kabuki, y se afianzó en esta época. Asimismo, a medida que las tramas se hacían más elaboradas, se iban estableciendo varios tipos de roles principales, y en medio de la diversificación de roles se incluían nuevos onnagatas que incluían a mujeres jóvenes como a las mayores, roles de hombres honorables y malvados, y cómicos para suavizar el ambiente. Así es como el Kabuki fue convirtiéndose más dramático, hasta llegar a ser considerado un arte escénico.